Viaje comercial

Nada mejor que el brillante sol, la temperatura perfecta y la presencia de los seres queridos para meterse a leer solo en un sitio oscuro, o mejor aún, redactar la olvidable entrada de un blog que nadie lee. Supongo que leer se vuelve entonces la provocación que se empeña en refutar el complicado tejido de imágenes ideales vehículadas por los comerciales, que me hacen en otros meses perder el sueño, pues me resignan a que el bien se haga en medidas del uso del detergente y que la felicidad literaria se cuente entre familias de gente blanca con un hijo, una hija y que viven en la perfecta pareja.

No acuso la torpeza de estas ficciones de lo ideal, ni del concepto mismo de las vacaciones. Hay principios de carnaval y revolucionarios en la desocupación necia y masiva de la población, cual si saliesen a la calle con gigantes pancartas proclamando “vamos a la playa”. Es grotesco porque la inversión de nuestros paradigmas tiene que serlo: la vida activa tiene sus groserías y sus menoscabos, su simple refutación no es un logro estético. Todos podemos rememorar algún momento de ocio y en ello descartamos la vida laboral, aún por un breve minuto. Queda el hecho de que la producción estética de esos momentos no resulta fecunda en un mercado, o para decirlo mejor, no vende. Como si la vocación de la seria ficción fuese la gente que trabaja.

Aunque no sea la más abundante, sin duda se reconoce una literatura del ocio. Desgraciadamente y de modo perfectamente obsceno, coincide en buena parte con la escritura de la idiotez. La falta de actividad es biológicamente mala para el organismo y culturalmente violenta. No entendemos la felicidad de no hacer nada, précisamente porque no hay nada que entender. Uno escribo por un montón de razones y por esta artera tarea, deja de lado un buen número de valiosas sinrazones. En el tiempo, necesitamos del ocio. La literatura no es de lo eterno (por más que nuestra mortalidad así lo sueñe).

Además los editores, que son gente apta en distorsionar la materia del existir con un par de buenas palabras, han concebido una literatura “para las vacaciones”. Libros ligeros cuando no leves, tan intensos como infaliblemente olvidables. Se entiende que en vacaciones no queremos leer sobre gente que está en vacaciones. Las lecturas del verano se regocijan más en el propósito de una trama sin complicaciones excesivas, a la cual es sencillo regresar después de las interrupciones que nos impone la desocupación. Urgente estar divertido, siempre. Así pues, la literatura vacacional se quiere secundaria y se exige un desarrollo cuando no predicible, neto.

Va sin decir que la industria del libro entiende que el lector es un adicto y que se dedicará a su asunto cuando sensiblemente no debe. Entonces la levedad cumple exigencias rigurosas en lo que corresponde al peso del equipaje, a la falta de drama en caso de que se extravíe el texto en cuestión. Consumimos los libros como el tiempo, con la misma insouciance del que se ocupa de cosas personales. Es eso lo que representa la vacación en el universo de la publicidad: abandonar el tejido social y ocuparse de lo propio. De mi mismo. A mí, para mí, el mío. Yo.

La alta literatura no logra las fantasmagorías de esta soleada felicidad pues consisten en un egoísmo que poco deja al placer de comunicar. Sin llegar a ser propio a lo íntimo, se enuncia en lo inmaterial para desamorzar los posibles conflictos de nuestro sueño individual y lo culturalmente placentero. Nada mas ajeno que la mirada de un turista, que el mundo prefabricado primeramente para él, pero sobre todo para cualquiera.

Y bueno, si el detergente deja mi ropa blanca, esto no reduce el problema filosófico sobre si tal blancura es de veras la meta que he perseguido desde mi nacimiento ¿no?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s