Predicciones

Durante mis estudios hubo varios fenómenos populares que fueron y vinieron, recuerdo sin embargo una interacción respecto a uno de ellos que tuve con Anton que me inspira su mención. La película en cuestión era la última de la trilogía de Matrix y el comentario sucedio cuando esta aún no salía. Su público como deseando que se mantuviera la vigencia del film original, esperaban algo memorable de esta nueva historia, acaso una manera de seguir admirando ese universo. Yo no puedo decirme un fan de esa serie de a oídas y porque mis amigos la discutían con alguna avidez, no ignoraba cómo se habían desarrollado vagamente, las frustraciones y el mal sabor de boca que la fluctuante calidad había causado. Anton estaba suficientemente interesado en el tema para explicarse sobre el posible final que tendría este tercer opus, en su declaración no detecté ni admiración ni favoritismo por los escenarios que presentó.

No reproduzco el comentario pero explico su principio: consistía en citar desenlaces posibles del tipo “o el malo gana”, “o el bueno se sacrifica ” y así, sugiriendo en el caso concreto una tercera opción. Un ejercicio por demás sencillo que consistía a desconstruir lo conocido de la historia para mostrar todos los panoramas aledaños, los cuales por fuerza de probabilidad resultaban más o menos satisfactorios los unos que los otros. Anton predijo adecuadamente el final más probable, reescribio lo ya mostrado como seguramente hizo quien de hecho fue guionista de la película. La narrativa se había transformado en obviedad.

Tratándose de un ejemplo popular no hay nada de qué sorprenderse o mejor dicho, el interés no es sorprender. Las películas de gran publico tienen un tipo de narración bastante flexible pero directo, como tratan de valores primarios de la cultura son muy ricos en probabilidades, de cierto modo así logran engañar al espectador y convencerlo de que no sabe qué sucederá. Convencerlo es a veces un argumento de voluntad, imagine que usted es un lector y que está leyendo en el afán de pasar un momento simpático en un mundo de ficción, ¿le parece feliz el ejercicio argumentar de Anton que se ejercita fatigando la posibilidad? Tal vez para su propio beneficio es mejor ignorar la forma consabida. Desgraciademente la ventaja propia a las narraciones flexibles pierde su alcance una vez que varias narraciones se han encadenado, efectivamente llenan hoyos que antes podían ser usados para infundir más variedad en la obra. Nadie diría esto de una obra literaria como el Quijote II, pero si uno reflexiona su final es sumamente predecible (es finalmente una secuela ¿no?).

Nada más predecible que una tercera parte, podría haber dicho Proust. La simple secuencialidad no es un descrédito literario porque el arte está muy lejos de ser sobre “lo que va a pasar”, la narración es un protolenguaje plagado de comodidades y por motivos varios, la escritura busca formas trabajosas. Porque sí, un puede estar leyendo Proust y no saber qué sucederá durante la frase al momento de leerla, pues el contenido sémantico de una frase se puede desagregar de la funcionalidad pura que adjudicamos al narrar. Contar historias es una forma útil de aprender, pero no por ello es reducible a un ejercicio de pedagogía. Además, si la palabra fuera resumible, todos leeríamos resúmenes ¿no? Oiríamos puras predicciones en vez de obras completas.

Si, de acuerdo, en este ejemplo particular yo solo oí predicciones sobre una serie de películas y ahí me quedé. No recuerdo haberme sugerido como un lector digno de imitación, simplemente voy notando cosas aquí y allá. Además, los argumentos de autoridad son algo ridículo, que la verdad venga de un sitio o de otro, que venga de la musa o de la combinatoria ¿nos habría de importar?

Pienso que es útil encontrarse frente a las exigencias de nuestra propia narrativa, entender que las probabilidades en la ficción no tienen la inevitabilidad estadística que tienen los hechos del mundo real, pero que son de facto sugeridos en el contenido de nuestros escritos. Al escribir sobre consecuencias los

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s