Sin título

La literatura se entiende por analogías y no por definiciones, tampoco es un sitio de descripción. Hay lecciones que tirar de ello al grado que pienso hoy día que aprenderíamos más de las letras, muchas veces, comparándolas con descabelladas materias en vez de tratando de someterlas a un juicio general. Nos gusta lo absoluto, anticipa y corrige todo un universo de objeciones que lo particular sabe propulsar, y en su simple economía hipnótica nos inclina hacia la consabida pereza humana. Y por otro lado, la literatura es un trabajo antes de ser un oficio, se conjuga en un esfuerzo primario, en un carácter de acción que la reinventa en permanencia. La analogía que es reinvención, alcanza una verdad de lo escrito que no alcanzamos con métodos más estructurados, intuye y luego se preocupa por refutar.

Es un asunto que se conjuga en la más estricta parcialidad. Admitir una analogía total para lo literario es en cierto modo buscarle un reemplazo. Si cada cosa en las letras es como en el cine, mejor hacer películas. Los iconoclastas predican el falseo de los atributios divinos por medio de su representación, quienes veneran las imágenes descartan esta identificación atenuando las características comunes entre el ente abstracto y el objeto en que lo manifestamos. ¿Quién atribuye lo divino a estas figuras? El que cree en su poder, entre ellos, los propios iconoclastas al imponerles un veto. Por supuesto, en este ataque se supone que la fuerza de una figura es de ficción, que la influencia de estos objetos consiste en privar al devoto de una relación más directa y feliz con lo santo, o realmente en casos extremos, inclinarlo a ser engañado por algo de orden maléfico. En fin, es similar pues el concepto de mal es un poco relativo, no está aquí a lo que quiero llegar. ¿Mi ejemplo queda claro? Prosigamos.

Una analogía sirve para comprender, la enunciamos en lo primario, como si pudiese ser evidencia. No caeremos en el artificio de darle poderes que no posee, de alterar lo escrito con poderes mágicos (como un observador desdibujando la certeza de un fenómeno físico). Vivimos en un tiempo de información, la dimensión que lo dicho cobra en nuestro imaginario es grosera. La literatura no es así, hilar analogías no logrará modificar la verdad, atravesemos la licita incomodidad de nuestra época y tratemos a las palabras cual si solo eso fuesen. Nuestro avance en dicho camino, no es hasta el fin, con la pasión del que sabe defenderse de todo. No nos jugamos la vida eterna, no somos teólogos. Liberar el pensamiento está bien, yo prefiero que compartan sus ideas, renovar la palabra pues por ese medio se recupera la literatura verdadera. Si no puedes decir bien lo que es, menos podrás escribirlo. La incapacidad de formular una digna analogía es un callejón.

Por eso más las ventilaciones y menos el ensayo. El investigador requiere un asiento enorme para levantar una conjetura cualesquiera, colecciona más los argumentos intelectuales que los estéticos, construye estructuras de numerosas piezas, cuyo fin ya no es la forma sino una arquitectura lograda. Una analogía desprovista de estas exigencias desproporcionadas es más como las pirámides que flotan o los puentes a la nada, puede responder a una experiencia real y despertarnos, puede ser sueño que interpretamos. Hay pasajes entre descripción y definición, analogía y método científico. El mundo del discurso tiene paredes frágiles, hay que admitirlo, en ello se juega mucho del placer que nos provoca.

Todo para decir que haremos eso, la analogía, ahora en método de comprensión, ya no en accidente. Y es un propósito que he armado pensando en lo análogo como muy temporal, casi instantáneo, ido al solo parpadear. Desarmado. Entre todos los procesos que vienen de la forma, ese me pareció el más urgente. El apropiable entre los métodos, donde encuentro de nuevo al objeto de devoción. No tomé esta voluntad como la constatación de un modelo nuevo…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s