Dejuicio

Me expreso de forma libre sobre las editoriales y los premios pues en el fondo no me incumben. Y si esto suena suficiente para clamar un mínimo de neutralidad, debo admitir por otro lado que juego un poco con ellos como lo haría con una broma recurrente y un poco ridícula. Seguramente cada editorial, cada jurado literario, está constituído de gente que dedica su vida a la causa del puro arte y no merece sino nuestro respeto y admiración. Yo elijo pensar que las cosas son exactamente así, sin una ápice de deshonestidad ni interés de ninguno de sus actores. O sea, prácticamente les debo respeto infinito, en la medida en que ignoro prácticamente todo sobre el asunto. Dicho esto, soy enteramente impune al tratar estos temas así que me permitiré neciamente seguir con mis repetidos y crueles ataques. Por puro mal gusto.

Excepto hoy. Quiero reconocer que los jurados que distribuyen galardones literarios son gente bastante valiente. No tengo manera de expresar mi admiración sin que pase como un insulto apenas disimulado, por eso me obligué a redactar la introducción del párrafo anterior. Es un tema delicado pues de veras 90% del tiempo al hablar de los premios los cito sin un concepto de prestigio. Para mí más que una garantía de calidad, el concurso literario es más como un regalo, se le da a quién sea mientras al que lo entrega le venga en gana, sin que esto sea necesariamente algo malo. En el peor de los casos el asunto resulta muy arbitrario. Es más ridículo pretender que estos reconocimientos se deben un modelo de justicia, que por ejemplo se puede errar al no premiar a algún autor eminente. No se puede errar dando un regalo, el concepto mismo de premio reservado debería llenarnos de contrariedad.

Del punto de vista de los jurados mi noción de arbitrario se desborona. Hay algo en elegir un autor que se expresa como un ejercicio crítico en todo su sentido, muchos nos cuidamos de tratar una gama limitada de autores y erramos al dar demasiada importancia a lo que decimos. ¿No es lógico que los que presumimos ser grandes lectores nos topemos con basofia todo el tiempo? Y sin embargo la crítica supone una selección, lo editorial el desentierro de un tesoro, las competencias el potencial de lo infinito en cada pluma nueva. Si tan solo nuestro mundo fuese tan perfecto y la acción crítica no nos comprometiera tanto. Hablar del fondo literario es una obligación de exponerse al error, esto es sano y está bien. Lo que me da vértigo respecto a los jurados es su voluntad al tomar decisiones con el dinero de alguien más. Es como ser banquero. Y por supuesto, el mundo de la editorial es una suerte de apuesta constante, solo que ese es un trabajo de inversionistas profesionales, forzosamente suicidas y que fallan en sus metas -económicas- muy pero muy seguido. El jurado por su parte es como la comprobación de que el lectorado se funda en azares y comunicación, su nombre es usado como prestigio, es una herramienta que solo sabría ser efectiva un cierto número de veces. Incluso al declarar un premio desierto el jurado gasta dinero ajeno ¿no hay algo absurdo en empeñar su nombre así y sacrificar la propia credibilidad?

Sea lo que sea, yo lo considero una tarea sumamente valiente, soy de esos chapados a la antigua que piensa que nuestro buen nombre crítico es de lo poco que los autores tenemos como propio. Es generoso y optimista prestar nuestro juicio en circunstancias que suelen ser menos que felices -premiados que no están a la altura de este riesgo, de este acto deliberado-. Aunque debería admitir que una figura pública no es lo que era desde que nuestros discursos comunitarios pasan por internet y parecen haber perdido algo de su gravedad. Sí, las declaraciones suelen lanzar polémicas, pero en un nada se tachan de descuido y se desmienten. La figura sería toda otra y un aspecto que redime al gesto aventurado del jurado, podría darse por terminado.

Quién sabe, la sociedad se puede transformar de tal forma que no me quede nada bueno que decir del asunto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s