Un lector entra a la escena del crimen…

Sobre la violencia se pueden encontrar épocas de pensamiento que tal vez son más elocuentes en su silencio que en sus opiniones en el asunto. Existe la insaldable dificultad de la definición: quien se decida a efectuar la genealogía de todo lo violento ejercerá el juicio irremediable de darle rostro a la violencia y en cierto modo ejercerla contra sí misma. No se puede hacer una historia sin deshacer un montón de cosas, sin duda en ello encontramos principios literarios que por lo menos son moralmente incómodos.

Estas cosas, lo que penosamente se ha callado, el silencio provocado por las pretensas genéricas o de orden moral, son de la violencia que vemos. Ya no sé si las críticas feministas a la sociedad actual son discursos inexistentes o sobreentendidos, de veras ignoro si la formulación va más allá de sí misma. Lo que indica esta inconsiencia es que la consiencia de la violencia no la borra necesariamente, más la vuelve predecible, y establecidos estos esquemas, la violencia se vuelve un método y ya no se trata précisamente de la misma violencia. Existe el simple hecho de lo fortuito que desmantela nuestra experiencia anterior, lo que nos desarma por completo. Del otro lado, el dolor consabido, insensible, sistemático.

Estas discusiones son un poco evidentes porque la violencia está de moda. Discutirla en literatura quiero decir, de moda, de moda, ha estado más o menos siempre. Y bueno, la “civilización” se inclina menos por la violencia física pero encuentra siempre nuevas formas de ser nociva a sí misma, las malas costumbres no mueren rápido. En fin, hablar mucho de la violencia nos da la impresión de colocarla en todo sitio, no considero la insistencia necesaria. Aunque si debemos encontrar un ángulo adecuado a dicho asunto, tal vez sería más sensible interrogarse sobre la crueldad.

Con la violencia es fácil. Preguntaríamos ¿es a veces buena la violencia? Estas preguntas son buenas porque muestran la dimensión absoluta del engaño. ¿Para qué preguntarse una idiotez así? O digo que sí o digo que no, lo importante es que la categorización de una u otra respuesta tiene como consecuencia que excluímos y descartamos la opinión del otro. Así que la violencia a veces sería buena. O no, porque entonces no hay violencia en la pregunta porque la violencia es otra cosa ¿no? Y así ad infinitum. Lo relevante de interrogarse así es que no sirve para nada, ya arruinamos todo el asunto al partir de dicha polémica. Sugerir siquiera que es tabú considerar algo ya no digamos bueno, sino categoricamente no malo, es una apología del silencio dogmático.

Un amigo absolutamente lúcido de interrogó sobre la crueldad más o menos de este modo “¿es mala la crueldad?”, yo le dije, “por supuesto”. ¿Ven? Sencillísimo. Admitamos que la crueldad contextualmente puede ser solo un poco mala, o vistamos de grises mi afirmación cuantas veces sea necesario para que pase los criterios rígidos que un lector avisado puede imponerme (invente otro argumento que le gusto si los míos le parecen ridículos). Luego, la question qui tue, “¿por qué?”. Y bueno, si una cosa es mala, interrogarse por qué solo nos inclinará a atenuar su maldad, a buscar los límites de su daño para continuar ejerciendo lo que es esencialmente crueldad bajo otro nombre. No hay nada de erróneo en la pregunta efectuada, tal vez lo criticable es que caer en la interrogante de motivo “por qué” metódicamente es un exceso linguïstico. No siempre nos importan los por qué, el culto al conocimiento sabe revestirse de un gusto por la redunancia y el mirarse el ombligo.

Ahora, a lo que venimos ¿no? La chute. Mi amigo que estaba particularmente despierto durante esta conversación postuló la interrogante que en el fondo nos interesa. ¿A quién le conviene el que no importe el por qué?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s