Tareas lectoras

Hay en los juegos una relación muy real entre el protagonista y el jugador, porque las acciones de ambos están intrínsecamente ligadas y porque el primero sirve de modo de expresión al segundo. Esos avatares coloridos que a veces nos representan son verdaderas herramientas creadoras, tal ves las tachemos como menores de antemano, pero la fascinación que nuestras acciones al jugar pueden ejercer es algo constatable en la experiencia. ¿Saben qué es Twitch? Se trata de una plataforma de videos sobre internet que se especializa en la difusión de partidas de videojuegos. Y tiene muchísimo tráfico. ¿Qué hace el literato con las consideraciones anteriores? Entreveo la posibilidad de que nunca se entere: el escribidor sabe ser un ente prehistórico que tolera tácitamente los desarrollos tecnológicos y prefiere solo emular o proceder al manuscrito para expresarse, otra posibilidad menos horrorosa sería que esta pasión lo interrogara por su voyeurismo. Más remotamente, tal vez se llegue a interrogar sobre lo que hace al juego tan atractivo.

¿Por qué ver a otros jugar nos hace bien? Esta misma interrogante plaga otra práctica cultural que no logra imponerse en la esfera literaria, el deporte. Ver el deporte y practicar el deporte son cosas distintas, e incluso dentro de la práctica deportiva se encuentran distintos participantes que no entran en escena por así decir, y cuyos roles son acaso más importantes que los de un jugador individual: los preparadores físicos, los directores y otros miembros del cuerpo técnico en un equipo. Hablamos de narrativa en los videojuegos, existe una forma de relato más bien ténue en el deporte también. A veces, cuando se vende un partido, pasa incluso que están escritos. La lucha libre, deporte espectáculo por experiencia, definitivamente sigue esquemas narrativos bien identificables, haciendo coincidir elementos de la ficción y de la realidad en un mismo espacio gracias a este tipo de desarrollos. El videojuego no es una práctica de la maestría del cuerpo como es el deporte, pero está plagado de las mismas contingencias técnicas que vuelven su práctica presencial una suerte de balance entre lo improbable y lo necesario.

Es al ver una partida o un encuentro de boxeo que imprimimos en nuestro cerebro su carácter temporal en el sentido historicista, lo que corresponde y pertenece a toda contingencia. Joe Fraizer es un tipo fuerte, Mario es un conjunto de pixeles que simula saltar y correr, solo se vuelven verdaderos protagonistas cuando están en movimiento y nosotros percibimos sus logros. Nuestro protagonismo dota de realidad narrativa estos eventos, los vuelve historias de las que hemos participado de modo tangencial. Al ver un juego estamos hilando un relato que puede bien no ser nuestro, pero que al ser asimilado obtiene las capacidades estéticas únicas que nuestro conocimiento y nuestra personalidad puede granjearle. Preguntarse por qué nos gusta ver un juego es como preguntarse por qué nos gusta que nos cuenten historias,  en sí lo que está sucediendo en ambos casos es lo mismo, solo que nuestra sociedad privilegia la palabra escrita o hablada por encima de las imágenes nacidas de la consistencia. Pero ese juicio no los hace menos válidos para dicha tarea ni su resultado menos estético.

También reconocemos que existe al menos una parte performativa, vemos atletas y jugadores que por sus propias características personales no juegan como nosotros lo haríamos. Como somos incapaces de efectuar exactamente el mismo logro que tal o cual persona, valorizamos sus cualidades. La escritura tiene ese mismo valor, pues los escritores que uno lee no escriben los libros que uno puede escribir, de hecho raramente nos interesaría siquiera escribir cosas similares, la distancia entre la admiración y la imitación es mucha. Vemos la división entre la afición creadora del que juego, que es representado en un juego, y el gusto de aquel que confecciona una historia con los elementos que observa, quién ve jugar. Estas tareas, que pueden parecer ajenas, encontramos un ente conocido en la forma del lector, cuyas carencias suelen valorar distraídamente ambas admiraciones como una sola y se representa a sí mismo como un participante menor de la literatura, cuando la complejidad de su conjunto de tareas es apabullante. Potencialmente un lector puede conjugar con maestría las estéticas que aquí hemos reconocido, pero en su pobreza puede ser menos valioso, menos artístico, que una persona que simplemente mira el Baseball.

No nos debe sorprender que haya personas que deseen ser del juego y no jugar, si hay tantos que son de la literatura y no escriben. El éxito gigantesco de Twitch es un ejemplo de ello.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s