La tapa de Schweblin

Hablemos de los cuentos de Samanta Schweblin.

Se nos imponen inmediatos varios problemas. Existe la dificultad clara de abordar un tema demasiado reciente, no porque escape al análisis -estos cuentos no postulan dicha dificultad-, ni por miedo a tratar un tema menor. Es arduo justipreciar lo nuevo porque la historia que necesitamos comprender se incrementa. Lo más reciente tiene más historia literaria y uno no conoce todo. Juzgar en el vacío tampoco es tan sencillo porque la literatura es referencial, y lo más nuevo suele ser menos referenciado. Estamos pues en unas limitaciones técnicas que refieren al tiempo. Poco nos importan.

Leí por ahí que Schweblin es la mejor cuentista argentina del momento. La frase es elogiosa, aunque rápidamente remita al relativismo, al desconocimiento de quienes son los otros grandes cuentistas de dicho país. Luego siendo más maliciosos uno puede admitir que la frase tiene algo de promocional: los premios obtenidos por la autora y la influencia de la editora en la cual publica pueden ser vistas como grandes máquinas de fama. Hay una intención de volver al cuento un fenómeno literario mayor en las esferas éditoriales, esta intención podría falsear el justo juicio a favor de Samanta. Además, en una contra-portada se cita a Vargas Llosa como autoridad narrativa, aprobando la calidad de la autora. Malum signum, arrastrar a un premio nobel en el asunto.

No podemos ser contrasistema al punto que descreamos con mala fe todo lo que sugiera el mundo editorial. Muchos grandes autores, pese a todo, son publicados. La tradición del cuento en la Argentina no es banal, uno o dos de los mejores autores que el país propuso se dedicaron con atención y teoría a la tarea. Schweblin se inscribe en este género tradicional ¿a su desfavor? No creo. Mejor inscribirse en una tradición genérica importante y probar la propia valía ahí que ser el único que escribe y publica cuentos en su rancho.

Cuando uno se emplea a la crítica suele caer en ciertas facilidades. La comparación entre dos autores o dos obras es convenientepor transmitir mucha información sin decir gran cosa. Por ejemplo, si hablo de los cuentos de Schweblin y digo que nos recuerda a Di Benedetto y a Silvina Ocampo, soy a la vez muy descriptivo y nada explícito. El argumento es válido porque muchas de las fuerzas de la autora son compartidas por aquellos, delíneamos un cierto tipo de narrativa corta,de problemáticas y de estructuras que los lectores del cuento identificarán sin problemas. A la vez, no calificamos certeramente los vínculos entre sus respectivas obras. Además que si usted no ha leído a ninguno de los tres, se halla completamente desarmado.

Otro error propio al género que nos atañe, es buscar hilos conductores o ideas principales en cada cuento, en vez de tratar los textos como si fuesen entidades autónomas. Decimos que Borges recae en los problemas de la eternidad, los espejos y los sueños, aunque en ese mismo libro nos topemos con una o dos historias de gauchos. La taxonomía del cuento como método de tratar ideas es un recurso limitado. Descreo de la antología como unidad que organiza el análisis, hay excepciones por supuesto. Queda el hecho de que la síntesis es más válida en las contratapas de un texto que en una verdadera critica textual. Yo no puedo dejarles en buena conciencia, información que ustedes pueden ver al levantar el libro físicamente y leer su costado. Mi asunto no es el marketing. Creo que en la comparación entre obras y autores, también hay algo de marketing. ¿Le gusto Di Benedetto? Compre Schweblin.

De antemano me separo del escrito en su contexto de negocio, sin caer en el elogio vendedor o el ataque gratuito. Pensado así creo que puedo recomendar los textos de Schweblin. Son buenos, sin ser imprescindibles. La antología es dispareja, la autora cae en ciertos recursos que son sus valores seguros, mas estas asperezas no anulan el agrado neto que uno resiente a la lectura.

Hasta aquí, nada he dicho. Tomemos una pausa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s