Argumento genérico

¿Por qué traicionar las expectativas de un lector es tan importante?

Yo no reivindico el valor sorpresa, creo que este, como la mayoría de los ingenios, funciona en lo inmediato solamente. Tomo mi ejemplo favorito: la película de Planet of the Apes, que espera hasta la escena final para revelar su mecanismo. Aunque el “secreto” juega una parte fundamental en decidir cómo será la estructura narrativa, en realidad las felicidades de la película vienen antes, en el comentario social y la invención de la sociedad de simios. Notemos que la traición de expectativas se manifiesta mucho antes de la escena final, todo se construye gracias a la ruptura secuencial de convenciones genéricas.

Digo bien que el asunto es sobre el género. En un drama no esperamos que se halle la cura prodigiosa que libere a un personaje de la muerte segura, el tono nos invita a lidiar con la muerte. Las aventuras, por otro lado, no dudarían en improvisar y corregir una realidad para que el movimiento se sostenga. Volviendo a Planet of the Apes, la narración nos sugiere que estamos en este segundo registro, ya que un grupo de viajeros se interna en un ambiente extraterrestre y desconocido (topos de la aventura/ciencia ficción) y poco a poco los miembros del grupo sucumben a los peligros del ambiente. Solo que lo adverso en el planeta no está representado por lo extraño, casi todo lo existente en la sociedad de los simios nos es reconocible. Aquí un plano de lectura metafórica se establece: los verdaderos peligros son los nuestros, allí acomete la amenaza primera. Deformamos al género para mejor comunicar por él. Es el truco más viejo del mundo.

Cuando nos encontramos en lo esperado, hallamos la realidad triste de que el lenguaje es convencional. Nunca nos pertenece el idioma, cada quién tiene sus locuciones particulares, mas tras haber limado esas asperezas, una historia que solo adhiere a las expectativas puede ser escrita por cualquiera. La creatividad del autor oculta esta fatalidad lingüistica, sugiere que las historias dichas son a la vez el método en que las decimos. Que el universo, por cómo es entendido, se transforma.

Otra pregunta: ¿es útil? Quiero decir, no supondremos que la literatura cumple una función social, así por lo gratis. Es sobre el valor estético del asunto, si retar las expectativas es más bello, mejor, para el arte. No es el caso. Lo inesperado no es lo mejor.

Lo que es obvio ¿no? Si fuera mejor en vez de ser excepción sería género. A los lectores nos gusta la comodidad, lo bueno. Nuestro interés en el desprecio de lo predicible es la variedad, es enriquecer con estilo y de modo artero los principios del arte. Sin esto la literatura, para decirlo de cierto modo, aburre. No deja de ser literatura, solo que se acerca a cumplir los pesimismos de frases como “la muerte de la novela” y todo eso. Los géneros caen en coma y son olvidados, pues los lectores cambian. La experimentación sale a buscarlos y tiene su razón de ser en esta forma de vivir/envejecer de cada obra.

Pero… ¿De veras es útil? Solo puede serlo en el lector. Si no lo provoca, si no dialoga con sus propias misiones, si no estimula que busque más allá de la lectura superficial, la convencional, entonces falla. Creo que sirve por lo menos de mal ejemplo.

Sin duda ustedes piensan que

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s