Aunque no este de moda

La escritura por internet me ha enseñado a ser desdichadamente metódico. Uno escribe un poco sobre lo que piensa en el momento, pues es el género de la ventilación, lo que no debe confundirse con escribir sobre cualquier cosa y disparejo. Acaso por eso me encuentro desechando más temas de los que publico, con muchas de las efervecencias de mis lecturas diluídas en la memoria y el tiempo. Todo publicar es una reducción, de la obra que se fragua en nuestra mente, cenizas en el papel quedan.

No es un espacio de libertad, en ese sentido, mi proyecto es sumamente infeliz. Si tengo esta lectura ampliamente estimulante, ¿cómo trabajarla sin efectivamente hacer un índice o atiborrar de notas el texto en cuestión? La pregunta no es retórica, me encantaría saberlo. Y este tipo de problemas es lo que justifica la tortura de emplearme así en algo tan futil como el hoy. Habiendo decidido no decir, debo de algún modo comunicar lo que sé, encontrar un medio propio al mensaje que deseo pasar. Mientras no haya pereza, aquí vislumbra el potencial de una aventura que se podría grata.

Mejor aclarar el problema: un libro inmenso me propone seductoras reflexiones que en situaciones normales poblarían este espacio sin defecto. No obstante, documentar mi lectura tal como va progresando me parece caer en el territorio de la paráfrasis o el comentario. De entrada por sinceridad debería rogar al lector que leyera el documento en primera mano. El tiempo en que usted hace eso ya ni se acordará de mi. Y luego me tendrá por un perezoso, reproduciendo reflexiones de otros con alteraciones estéticas o circunstanciales. Yo busco defraudar a mi lector constantemente, sin embargo he establecido un pacto de ficción que no busca simplemente confundir, tengo secretas reglas. La ficción no puede ser pura anarquía pues se vuelve locura. Entre mis engaños no podría estar plagiar el pensamiento de otro uno por uno, pues incluso si mis inflexiones de la obra fueran pertinentes, su secuencia defraudaría mi voluntad.

Vislumbro que mis comentarios felices serían una suerte de crítica, o al menos serían como ese término académico en el sentido concreto. Desvirtuar y descontextualizar la obra, reconstruirla con diversos propósitos, bastardizarla. No tendria ambiciones explicativas. Quiero ficcionalizar, o por lo menos hacer lo que estamos haciendo aquí, hacer como que pensamos por el goce sencillo del pensamiento. Ciertas obras se prestan a estas breves dichas. Adolecería de las mismas limitaciones que la precisión erudita, trabajando a la par con el texto casi se buscaría producir una edición comentada. Creo que por mucho, mi propósito sería más interesante al menos en lo estético. Es la ventilación de nuevo, el género que se me presenta como una necesidad, dado a que el pensamiento quiere ser la flama que liquida a la obra y no su nostalgia.

La autocensura es el método que subsiste. Entiendo que nuestra época ha desarrollado una ambigua inmunidad hacia la obscenidad y la pornografía, más en nada me consuelan. Yo no puedo pensar por usted, tanto es evidente. Ni siquiera escribir, menos leer y mucho menos releer. Quiero persuadirlo de nada, hacerlo caer en mis trampas, las telarañas que son el fósil de mi idea inicial. Hasta ahí mi identidad, luego usted me somete a un ejercicio análogo y me vuelvo su esclavo, su ficción, lo que distrae. ¿Ve? Concibo una distracción literaria, neta y calóricamente letrada, cuya grotesca erudición sea primeramente cómplice. Porque la escritura, especialmente la elitista, ruega humillada por un mínimo de amistad.

Tal vez nuestra era no esté para eso, yo tengo a la complicidad como algo elevado. En el fondo, redactando esto me hallo solo, leyéndolo usted está aislado, quien lo aborde tardíamente estará sin nada del tiempo que lo parió. No me decido a entender nuestras mutuas soledades como torpes mentiras, así las intuyo. Y caigo en cuenta ahora cuánto mi propósito me recuerda a la redacción de un diario íntimo.

¿Quién lo diría? La biografía si es un género literario.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s